martes, 23 de agosto de 2016

Código rojo

Fernando, cabo de la Guardia Civil, la teniente Sira del Rosal, su superior, y Guillermo Fernández, teniente expulsado del Ejército, son los principales protagonistas de Código rojo (2015), escrito por el ex teniente de las Fuerzas Armadas españolas Luis Gonzalo Segura.

Fernando es cabo de la Unidad Central de la Guardia Civil. De rostro duro. Es gay. Suele llevar consigo une Beretta 92

Guillermo Fernández era teniente del Ejército hasta que fue expulsado. Vive en la Avenida del Manzanares, cerca del Vicente Calderón. Escucha la radio, una Sony plateada y vieja. Ha estado realizando una huelga de hambre contra la corrupción, tema sobre el que ha escrito un libro. Recuerda a su padre, José, que murió de cáncer. Está separado de María. Trabaja en el mantenimiento de las calderas de carbón que todavía calientan las viviendas del selecto barrio de Salamanca.

Sira del Rosal es teniente de la Guardia Civil. Según Fernando, es una pepera de cojones, religiosa y un poco facha. Sira reconoce que los fines de semana se queda tirada en la cama, mirando telebasura y viendo alguna película de miedo. Come pizza congelada, pasta o hamburguesas con el pijama puesto. Viste un horrible abrigo "michelín". Es enjunta, de pelo liso y negro y cara aniñada. Es una solitaria, sin amigos y con los familiares en Málaga.

Otros personajes:

Cánovas es un Mayor de gran bigote.

Araújo es coronel de la Guardia Civil, de voz ronca, gran barriga y poblado bigote.

Ramírez es teniente de la Guardia Civil y Herminio, también del Cuerpo.

Patricia Monteviejo es asesora jurídica de la Brigada Acorazada y ex juez.

Sandra Katerina y el teniente general Jaime, del CNI.

Me ha gustado este Código Rojo. Eso sí, tengo que reconocer que no es una novela negra, por lo menos una novela negra al uso. Hay asesinatos y hay investigaciones, pero para mí el verdadero fondo es la denuncia. La denuncia sobre la impresionante corrupción en las Fuerzas Armadas, el tráfico de drogas y armas o los suicidios en el mundo militar. Dos guardias civiles y un ex teniente de las Fuerzas Armadas se ponen a investigar, casi por su cuenta, unos crímenes con conexiones históricas y  un ritual concreto ya establecido: un método de tortura antiguo, el uso de insectos, un salón grande en el que exponer la obra de arte, una clara referencia al reinado de Alfonso XIII y una nota con una referencia histórica. El desenlace tiene sorpresa, porque algo no es lo que parece. En resumen, un libro de denuncia muy valiente, que pretende reflejar la falta de democracia que todavía hoy en día persiste en nuestras Fuerzas Armadas, y de los civiles que siguen apostando porque así sea, sobre todo para su beneficio particular. Lectura muy recomendable.

Luis Gonzalo Segura nace en Madrid en el año 1977. Militar desde el año 2002, ha estado al cargo de un centro de telecomunicaciones del Ejército de Tierra y en 2012 fue destinado a Afganistán. En varias ocasiones denunció la corrupción, el secretismo y los abusos en el marco de las Fuerzas Armadas. En el año 2014 publicó Un paso al frente, una novela basada en hechos reales, por lo que fue represaliado con varios arrestos y finalmente expulsado del Ejército.


miércoles, 17 de agosto de 2016

Yeruldelgger, muertos en la estepa

El comisario mongol Yeruldelgger es el principal protagonista de la novela Yeruldelgger, muertos en la estepa (2013), del autor francés Ian Manook.

Yeruldelgger Khaltar Guichyguinnkhen es comisario de policía en Ulan Bator, la capital de Mongolia. Casado con Uyunga, su mujer que le abandonó cuando murió su hija Kushi. Tienen otra hija, Saraa, siempre vestida de cuero negro, medio gótica, medio motorista. Yeruldelgger suele desayunar arándanos con crema. Le gusta el caldo de borrego y el cuajo de yogur. Bebe cerveza Chinggis. Suele ver "CSI Miami", con su protagonista Horatio Caine; además de "Ley y Orden".

Otros personajes:

Oyun es inspectora de policía del equipo de Yerul. Conduce un viejo Cube Nissan verde grisáceo, modelo 2004 de apariencia postsoviética. En su guantera lleva un paquete de bizcochos de leche agria. Es conocida como "la pequeña genio".

Solonga es forense, vive en una yurta al este del barrio del Keshaar. Tiene una relación muy peculiar con nuestro sabueso protagonista.

Chuluum es otro inspector joven. Le gustan la series norteamericanas. Viste trajes cruzados azul marino. Le gusta el whisky Lagavulin.


Sukhbataar, o el capitán Mickey, es el jefe de Yerul. Ha estado haciendo cursillos en el cuartel del FBI, en los Estados Unidos. Misógino. Le da al cóctel White Russian.

Billy es un joven inspector que está colado por Oyun.

Gantulga es un joven que vive en los canales, muy listo y sagaz.

Erdenbat es el suegro de Yerul. Un magnate inteligente, brutal y peligroso.

Me ha gustado Yeruldelgger, muertos en la estepa. Empieza muy fuerte y poderosa, se desinfla un poco hacia la mitad más o menos, para tener de nuevo un potente final. Es una narración muy exótica por los paisaje y ambientes donde transcurre, Mongolia, la estepa, las yurtas, los monjes y monasterios, las mafias coreanas y chinas y los recuerdos negativos de lo que fue su incorporación forzosa a la Unión Soviética. El comisario Yeruldelgger se enfrenta a dos casos que en principio no tienen nada que ver. La aparición del cuerpo de una niña de cinco años enterrada con su triciclo y la aparición de tres cadáveres en una empresa china, salvajemente mutilados. Sobornos y corrupción policial forman parte de esta trama. Lo dicho, estamos ante un novelón, por el tamaño, un ladrillo de casi 500 páginas, que se lee muy fácil y que tiene sus altibajos.

Ian Manook es el seudónimo de Patrick Manoukian, nacido en Meudon, Francia, en 1949. Es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Sorbona y en Periodismo por el Institut Français de Presse. Además de escritor, es periodista y editor. Ha escrito libros de viajes, firmado guiones para cómics de humor y un novela juvenil. Con Yeruldelgger, muertos en la estepa ganó el Premio SNCF du Polar 2014, el Premio de las Lectoras de Elle y el Premio de los Lectores Quais du Polar/20 Minutes, entre otros. Con el mismo comisario protagonista ha publicado la novela Les temps sauvages (2015) que todavía no ha llegado a nuestro país.


jueves, 4 de agosto de 2016

Míster Señor Brown

Norton es el principal personaje de la novela Míster Señor Brown (2016), del autor vallisoletano Francisco J. Tapiador.

Norton imparte clases de literatura inglesa en un instituto de Los Ángeles, el American High School. Conduce un viejo Chevy. Suele comer en su despacho las ensaladas y guisos que prepara los domingos para los días de labor. A veces compra en el Whole Foods Market, donde los empleados son muy amables y encuentra frutas variadas, un buen queso o carne bien cortada para una barbacoa. Reconoce que su novela preferida es "La letra escarlata", de Nathaniel Hawthorne; y de literatura actual "Contraluz" de Thomas Pynchon.

Otros protagonistas en esta narración:

El Señor Brown, de risa abierta y franca, con modales delicados y mucha cortesía con su interlocutor, afable y con quien enseguida te sientes cómodo. Viste unos chinos crema, una camisa azul claro de manga larga, remetida en el pantalón -a pesar del bochorno que hace en Los Ángeles-, unos náuticos, y lleva un corte de pelo que lo rejuvenece. Hace tiempo que ha pasado de los 40. Le gusta la Coca-Cola. Es profesor de Ciencias Ambientales y da clases de español en el instituto. Lo había estudiado en Sevilla. Es un solitario que ni siquiera tiene televisión. Su padre biológico fue un famoso trompetista de jazz.

Auburn es el director del instituto. Especializado en literatura española, tiene un carácter muy autoritario y retorcido. Nacido en Aguascalientes, México, está casado con Elizabeth, que trabaja como analista de ergonomía para una firma de robótica. Han comprado un enorme coche rojo de cristales tintados.

Karen es la profesora de historia. Antes de New York estuvo viviendo en Fort Collins, Colorado. Se fuma un canuto de vez en cuando. Descifra sudokus. De voz grave. Hay quien la llama "Lady ajá".

Fox es la secretaria del director, su informante y pregonera. Su ocupación principal es el cotilleo.

Pale es asistente de docencia.

Christa, profesora de físicas del American. Una chica bien de Nueva Inglaterra, pálida, de aspecto modoso y ojos verdes. Viste falda de cuadros plisada, vestidos a la moda ... y dice que en ocasiones le viene a la cabeza la tentadora idea de ir al instituto con un AK-47 para hacer un poco de limpieza.


Me ha gustado mucho Míster Señor Brown. No creo que se pueda calificar de novela negra, por lo menos de novela negra al uso. Sí es verdad que hay algún muerto, pero eso no es lo más importante en esta historia. Transcurre en un instituto de Los Ángeles y sus principales protagonistas son unos cultos e intelectuales profesores. El autor juega con los lectores y les lleva por unos caminos que son diferentes a lo que parece. Aparece alguna sorpresa que te hace leer para atrás, al menos a mí. Los personajes y los diálogos están muy logrados. Hay quien dice que posee una trama cinematográfica, pero se aprecia según avanza la lectura, que resulta imposible de trasladar a la pantalla ¿Por qué? Lo dicho, novela muy recomendable.

Francisco J. Tapiador nace en Valladolid en 1973. Doctorado en Ciencias Físicas, se fue a vivir al Reino Unido. En el año 2002 fue galardonado con el Premio Bridport de poesía en inglés. En 2016 ha publicado su antología poética Balaje y verdemar. Es decano de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla-La Mancha, donde da clases de Física y de Cambio Climático. Es también profesor en la Escuela de Arquitectura de la UCLM. Ha sido profesor invitado en las Universidades de Cambridge, París, Colorado, Oklahoma, Mannheim y en el California Institute of Tecnology (JPL/NASA).

Podcast de entrevista con Francisco J. Tapiador

sábado, 30 de julio de 2016

Nunca te fíes de un policía que suda

El inspector Salcedo es el principal protagonista de la novela Nunca te fíes de un policía que suda (2015), del autor madrileño Antonio Gómez Rufo.

Tirso Salcedo es inspector de una Brigada de Homicidios de una comisaría de Madrid. Tiene que trasladarse a un pueblo, La Duda, en la frontera extremeña entre España y Portugal. Esta población está atravesada por el río Sever. Corre el año 1935. Mientras en España gobierna la Segunda República, en Portugal acaba de instaurarse el Estado Novo del dictador Salazar. Salcedo conduce un Ford A Tudor de 1930 negro. Viste un traje marrón. Recuerda mucho a Marisa, su ex mujer, que le ha abandonado después de 15 años de matrimonio.

Otros personajes:

Lucio es un niño de La Duda que tiene mucho protagonismo en esta narración. Acompaña a Salcedo, es como su ayudante y guía. Le gusta mucho leer y los pasteles de merengue.

Venancio es el cura. Ateo, no para de darle al aguardiente. Es bajo, rechoncho, sesentón y con los mofletes colorados.

Don Aurelio Gallarosa es el alcalde. Suele masticar un palillo alojado en la comisura de los labios. Viste camisa blanca abotonada al cuelo, pantalones de pana marrón y alpargatas de esparto.

Don Julián es el médico del pueblo, siempre quejándose que le faltan medios para poder hacer bien su trabajo. Es un hombre de ciencia, curtido en las lecturas de la Ilustración. Quiere ingresar en la masonería. Ha estado un año entero estudiando ciencia forense en la Universidad de Salamanca.

Tobías regenta un bar. Es leonés -berciano, dice él-. Ha viajado mucho de un lado para otro, casi siempre dedicado al comercio y al juego.

Manuel Santos es el Delegado del Gobierno de la República de Portugal en La Dúvida, población fronteriza y que hasta hace poco era parte de La Duda.

Y Mario Douro, La Estirá, La Marcelina o el tío Palomas, que son unos logrados personajes secundarios.

Excelente novela, Nunca te fíes de un policía que suda. Me ha gustado mucho. En mi opinión estamos ante una novela negra y algo más, ¿costumbrista, rural?, muy bien ambientada y con unos extraordinarios personajes. Mantiene la expectación hasta prácticamente el último párrafo. Todo comienza con la llegada de un inspector de policía a un pueblo perdido de Extremadura, donde hace un calor de justicia y en el que días atrás ha aparecido el cadáver de una joven brutalmente asesinada. Es una gozada conocer a los habitantes de La Duda, sus costumbres, sus manías, sus odios y sus quereres. Y además, con un gran desenlace. Repito, una excelente novela que con un poco de retraso traemos a este blog. No te la pierdas.

Antonio Gómez Rufo nace en Madrid en el año 1954. Estudia en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma. Entre otras cosas fue asesor cultural del grupo parlamentario del Partido Socialista Popular, y en 1983 dirigió el Aula de Cultura del Ayuntamiento de Madrid. Colaboró con diferentes medios de comunicación como El Independiente, El Sol, El País o El Mundo. Ha publicado varias novelas y ha conseguido diferentes premios, como el III Premio Valencia Negra, por la novela que hoy reseñamos; o el Fernando Lara de Novela 2005 por El secreto del rey cautivo. Ha sido guionista de la serie de televisión Blasco Ibañez, la novela de su vida, y de la película París, Tomuctú, ambas de Luis G. Berlanda, de quien publicó una biografía. En teatro, escribe y dirige Intimísimas y Muñecas de cristal.  Su último título publicado es "Madrid. La novela" en marzo de este 2016.


domingo, 24 de julio de 2016

Las extranjeras

La periodista Verónica Rosenthal es la protagonista de la novela Las extranjeras (2014), del escritor y periodista bonaerense Sergio Olguín. De su anterior novela con esta misma protagonista, La fragilidad de los cuerpos (2012), ya hicimos una entrada en este mismo blog.

Verónica está de vacaciones haciendo un recorrido por el norte del país, por Tucumán y alrededores. Siempre se duerme en los viajes en avión. Al llegar a Tucumán alquila un Volkswagen Golf. Viste una camiseta Hilfiger gris elefante. Se ha llevado algunos libros para leer, la biografía de Marguerite Duras, de Laure Adler; 1Q84 de Murakami y los cuentos completos de Ernest Hemingway. Utiliza una crema Méthode Jeanne Piaubert para humectar la piel. No le gustan los tes exóticos, como por ejemplo el de jengibre, pero sí el bourbon Jim Bean. De adolescente le atraían los cementerios. Escucha a Anna Ternheim cantando Bring Down Like I.

Otros personajes:

Petra, italiana y Frida, noruega, son las extranjeras que comparten viaje con Verónica.

Ramiro es un galerista.

Federico es un abogado del importante Estudio Rosenthal.

Decaux, fiscal.

Suárez, el comisario.

Mariano es el dueño de "La posada de Don Humberto" y Luca, su pareja.

El inglés Robson es un periodista de policiales, ya retirado.

El Padre Daniel es una especie de hechicero que practica magia negra.

La Sombra es un hacker.

Patricia Beltrán es la editora, la jefa de Verónica en la revista de pensamiento crítico "Nuestro tiempo".

Me ha gustado Las extranjeras. Lo que empieza pareciendo una road movie, pasa a ser un thriller que narra los tremendos asesinatos de dos jóvenes que están recorriendo el noroeste de Argentina. Una testaruda periodista, Verónica Rosenthal, que había compartido parte del camino con ellas, decide que no va a cejar en el empeño de descubrir a los culpables. A lo largo de la novela aparecen el machismo y el maltrato a las mujeres por parte de todos los lugareños, policías, jueces, empresarios. Además de corruptos, o son cómplices o miran para otro lado. En las páginas de esta narración encontramos cierta dosis de erotismo, un canto a la amistad y la crónica costumbrista de un pueblo en el que reina la impunidad y donde el asesinato de mujeres forma parte de la vida cotidiana.

Sergio Olguín nace en Buenos Aires en 1967. Publica su primera novela, Lanús, en 2002, a la que siguen Filo (2003), El equipo de los sueños (2004), Springfield  (2007), Oscura monótona sangre (2009), La fragilidad de los cuerpos (2012) y Las extranjeras (2014), que hoy reseñamos aquí. Ha sido director de varias revistas y ha publicado artículos en diferentes medios de comunicación. Actualmente es jefe de redacción de la revista cultural Lamujerdemivida.


lunes, 18 de julio de 2016

Así es como se mata

El comisario Enrico Mancini es el protagonista de la novela Así es como se mata (2016), del escritor romano Mirko Zilahy.

Mancini es comisario del FBI, especializado en crímenes seriales. Ha estado formándose en Quantico, Virginia. Está destinado en el destacamento de Montesacro, en Roma. Su mujer, Marisa, ha muerto hace poco víctima de un cáncer. Se traslada tanto en metro como en autobús. Suele llevar una estrecha corbata negra sobre la camisa gris por fuera de los vaqueros. Cuando no está en casa lleva unos guantes de piel marrón que nunca se quita. Lee Il Messaggero. Tiene unas Ray-Ban de cristales ahumados. Le gusta la cerveza Peroni. Su radiodespertador suena todos los días a las seis de la mañana. No le gusta relacionarse con la gente. Escucha un viejo disco de vinilo de Piero Ciampi. Como sintonía de llamada de su móvil lleva la quinta de Beethoven.

Otros personajes:

Walter Comello es el inspector más joven de la brigada anticriminal. Tiene 30 años, gran admirador y amigo de Mancini. Parece un cavernícola rubio, de barba larga y ojos muy claros. Calza unas Adidas blancas. Le gustan las películas del Oeste. Conduce un Giulietta negro. Como señal de llamada en su móvil tiene "El día de la ira".

Giulia Foderà es la fiscal. Una mujer fría e insondable. Su vida privada es un auténtico misterio. De exigua figura, pero bien proporcionada en su traje gris perla. La masa rizada de sus cabellos se balancea al ritmo que marcan los diez centímetros de tacón y el leve movimiento de sus pequeñas caderas.

Caterina De Marchi, inspectora y fotógrafa en prácticas. Padece musofobia, terror absoluto a las ratas. Pequeña y mona, de pelo cobrizo y ojos muy verdes. Su físico enjuto es producto de años de carreras al amanecer.

Carlo Biga, ex profesor y criminólogo. Tiene 70 años y es el mentor de Mancini. Sigue utilizando la pizarra y la tiza. Le gusta el whisky Bushmills Malt.


Antonio Rocchi es el forense.

Gugliotti es el superintendente. Se tiñe el pelo de rubio pajizo, lo poco que le queda de la melena de sus tiempos de la brigada móvil. Es Licenciado en Ciencias Políticas.

Claudia Antonelli es la psicóloga del destacamento. De mediana edad, ojos gatunos azul pálido, pelo rubio natural siempre impecable. Separada, su hija Amanda padece un grave trastorno del sueño "Pavor nocturnus", lo que le hace pasar largas noches en vela.

Me ha gustado Así es como se mata. Es un thriller negrísimo, como dice Il Corriere della Sera, con un asesino en serie ritual, la Sombra, que comete unos espeluznantes crímenes. Una venganza dura y muy cruel, con la ciudad de Roma de fondo. El río Tíber y sus alrededores son testigos de esta macabra escabechina. Al frente Enrico Mancini, un comisario atormentado todavía por el recuerdo de su mujer muerta de cáncer. Su equipo, también con sus traumas personales. Buenos personajes y excelente ambientación, siempre lloviendo. Lo dicho, clásica novela negra muy negra, recomendada sobre todo para los amantes de los asesinos seriales.

Mirko Zilahy nace en Roma en 1974. Licenciado en Lengua y Literatura Italiana. Ha publicado ensayos sobre distintos autores irlandeses e impartido conferencias sobre escritores italianos contemporáneos. También es traductor de Bram Stoker o John Bouyne, entre otros. En el 2014 tradujo El jilguero de Donna Tartt. También ha trabajado como editor en prestigiosas editoriales.




viernes, 8 de julio de 2016

Los dioses cansados

El inspector de policía Nicolás Gallardo es uno de los protagonistas de la novela Los dioses cansados (2016), del autor sevillano Andrés Pérez Domínguez.

Gallardo es inspector del Grupo de Homicidios de Sevilla. A punto de cumplir 45 años, acaba de volver después de haber estado unos años en Madrid y Berlín. Está divorciado de Sara con quien tiene una hija, Laurita. No la ve muy a menudo, pero quiere remediarlo. En verano suele vestir camisas holgadas y vaqueros gastados. Le adornan las sienes unas pocas hebras grises, que le confieren un punto de madurez. Ojos entre el verde y la miel, según la luz. Lleva una mochila al hombro y un sombrero para resguardarse mínimamente del sol de justicia sevillano. Suele trasladarse en bicicleta y en el metro, aunque también conduce un Touareg que se compró en Alemania. No le gustan las corbatas, le aprietan mucho. Le gusta escribir, ganó un concurso de relatos de la Policía. Apenas bebe alcohol. En un bar de la calle República Argentina de Sevilla se pide para comer salmorejo, ensalada y una cerveza sin alcohol, con tanto calor no le apetece nada más. Suele llevar una Smith & Wesson de cinco balas.

Otros personajes:

Eugenia Plaza es comisaria de la Brigada de Policía Judicial. Algo más joven que Gallardo con quién se lleva muy bien. Divorciada de un juez prometedor. Carmen es su madre.

Morales es inspector de la misma jefatura.

Pacheco es un poli que no se lleva nada bien con Gallardo, tuvieron sus diferencias en el pasado. Remilgado, con bigote, siempre apesta a colonia.

Marisol Vélez es inspectora de la Científica.

Cesar Vivanco es un joven agente. Con los pantalones y la camisa azul marino de manga corta perfectamente planchados y sin mácula y los zapatos lustrosos, parece un marinero que espera el visto bueno de su superior para disfrutar de una tarde de permiso.

Benito Ferreira es empleado de un importante constructor, que además compra inmuebles y trata de revenderlos, pero la crisis también ha llegado para los especuladores. Está casado con Inma y tienen dos hijos. Visita la Iglesia de la Caridad, le gusta mirar los cuadros de Valdés Leal. Como melodía en su móvil tiene "Amargura", una marcha procesional.

Belén y Álvaro son una pareja de jóvenes ejecutivos. Comen en un restaurante sevillano a orillas del Guadalquivir. Sin quererlo, pasaban por allí.

Me ha gustado Los dioses cansados. Es una extensa novela negra que además nos muestra el lado humano de sus diferentes personajes. Un accidente, un suicidio o asesinato. El inspector Gallardo ha regresado a Sevilla después de haber estado siete años fuera y se encuentra sumido en una investigación con muchas ramificaciones. El telón de fondo es la crisis y la corrupción y, sobre todo, la vuelta al pasado, a un misterioso orfanato, abusos sexuales a menores, la vida quebrada de una joven violada y maltratada, donde policías, Iglesia y empresarios poderosos siempre protegen al señorito. Sus protagonistas, más que venganza claman silencio.

Andrés Pérez Domínguez nace en Sevilla en 1969. Es autor de varias novelas, entre las que se encuentran La clave Pinner, (2004), El factor Einstein, (2008), El síndrome de Mowgli, (2008), El violinista de Mauthausen, (2009) o El silencio de tu nombre (2012). Tiene también publicadas novelas cortas, cuentos y relatos. También ha sido colaborador de varios medios de comunicación, como El Correo de Andalucía, Onda Cero y Punto Radio.